Turismo Madrid

 

Mercado de ropa vintage al peso

 

El Mar de Ontígola es un embalse protegido desde el año 1994, situado entre las localidades de Aranjuez y Ontígola, y que forma parte de la Reserva Natural de “El Regajal – Mar de Ontígola”. Se puede acceder mediante la carretera TO-2542, la que comunica Aranjuez con Ontígola. Está integrado en la Red Natura 2000, y es considerado como Zona de Especial Protección de Aves y Lugar de Interés Comunitario.

Este embalse, que se construyó en el s. XVI por iniciativa de Felipe II con la finalidad de recoger las aguas del Arroyo de Ontígola para el riego de las huertas y jardines del Real Sitio, fue un gran logro de la ingeniería en su época y una obra precursora de las presas más modernas. El lugar, que fue además un lugar de caza y recreo para la corte, con el paso del tiempo se convirtió en uno de los enclaves de mayor valor biológico y paisajístico de la Comunidad de Madrid.  

Lo especial del Mar de Ontígola es la vegetación y la fauna que este alberga. Se pueden observar especies vegetales como el espino negro, la aliaga, la retama de bolas, la retama, el tomillo entre otros…

En cuanto a la fauna, las especies más típicas son las asociadas al bosque mediterráneo y que abundan por la zona. Por ejemplo, el conejo, la liebre, distintos tipos de culebra, el erizo o el jabalí.

También es importante citar la gran lista de aves que se pueden avistar en este espacio natural. Se puede destacar aves residentes como el Somormujo lavanco o el Búho real; aves invernantes como la Cerceta común o el Porrón europeo; aves estivales como la Garza imperial o el Aventorrillo común; y aves ocasionales como el Flamenco o la Garceta grande.

 

Más información en la web